El Madrid jugó al son de Isco