Isco quiere recuperar el puesto perdido frente al Celta de Vigo