Íker Casillas y Diego López, ni se saludan ni se miran en el túnel de vestuarios