Iker Casillas y Diego López, una pareja extraña obligada a entenderse a la fuerza