Iker Casillas parecía no querer despedirse ni terminar su adiós oficial