Guti se ríe de sí mismo en Cracovia