Piqué, el jefe de la defensa del Barça