Gareth Bale regresa a Cardiff, la ciudad en la que comenzó su idilio con el fútbol