Gareth Bale estuvo muy desafortunado en el encuentro de Copa ante Osasuna