Gareth Bale aprovechó la oportunidad de jugar sin la gran estrella al lado