Gareth Bale y Jesé se disputan uno de los puestos de ataque del Real Madrid