Gareth Bale e Isco formaron parte del lado bueno de las cosas en el Real Madrid