Gareth Bale sufrió un golpe ante el Granada que le impedirá estar ante el Espanyol