Florentino teme una sanción de la FIFA y acelera siete fichajes para el próximo año