Florentino pone en marcha la maquinaria diplomática