Butragueño, un turista más en la Plaza Roja de Moscú