Mientras a Casillas le han dejado sólo en su adiós, a Dudek le hicieron un pasillo