Diego López puede irse del Real Madrid con la cabeza alta