Diego López, desesperado en la recta final del partido contra el Rayo Vallecano