Di María e Isco, los damnificados por la llegada de James Rodríguez