Beckham, sigue con el corazón blanco