Daniel Levy, el hueso duro del Tottenham