¿Será Cristiano el antídoto de Messi?