El Athletic, nueva víctima de Cristiano Ronaldo