Ronaldo vuelve a casa como verdugo