Cristiano, trabajo sin recompensa