Cristiano cumple su palabra con un joven parapléjico al acabar el partido en Vigo