Cristiano y James, los hombres de Oro