Cristiano Ronaldo, con el freno de mano echado antes del partido ante el Athletic