Cristiano Ronaldo se dejó llevar por la bestia negra