Cristiano y Özil marcan la diferencia ante el Everton en Los Ángeles