Cristiano-Bale, el dúo dinámico blanco