Cristiano y Bale, dos colosos de la naturaleza