El Copenhague, ¿un remedio para la crisis?