La pegada blanca fulmina al Valencia