De copas, 18 años después