De la agresividad y broncas de Mourinho a la sana tensión del Clásico del fútbol