El Clásico de Liga, descafeinado