La Champions League es la espinita clavada que tiene Sergio Ramos