El Celta de Vigo ha sido históricamente la peor pesadilla de Carlo Ancelotti