Casillas, un 600 de lujo