Casillas levantó el título que le faltaba como capitán en su partido 700 con el Madrid