Casillas-Courtois, el combate de la portería