Casillas y Arbeloa ni se miraron cuando el lateral fue sustituido