Carvalho, en horas bajas