La nueva religión se llama "madridismo"