Ancelotti no pierde el toque: ¿Cuántos malabarismos es capaz de hacer?