Ancelotti frente su reto más dificil