Nada de restaurantes ni cenas, Ancelotti paga la mariscada al mediodía y en 'casa'