Callejón y Modric demuestran su clase